TOP

Technovation Challenge: la semilla del empoderamiento tecnológico femenino

La satisfacción de sembrar la semilla de la ciencia y tecnología entre niñas y adolescentes, ha dejado a las embajadoras de Technovation León ganancias más allá de lo económico. Romper el viejo paradigma que excluye a las mujeres de estas áreas, se ha convertido en la mayor retribución de quienes decidieron adoptar el reto. 

Technovation Challenge es un certamen tecnológico de talla mundial que nace en 2010, como iniciativa de la organización global sin fines de lucro Iridiscent. El objetivo de esta propuesta es preparar a niñas de 10 a 18 años para aprender y desarrollar habilidades para la resolución de problemas a través de la tecnología. 

Tres años después de que el proyecto arrancara en la ciudad estadounidense de California, la primera sede mexicana en atraer este concurso fue Guadalajara en el año 2013. Pero fue en 2016 cuando Nancy Salazar y Eréndira Cruz cuando decidieron tomar el reto que se vio consolidado hasta 2018, con la preparación del primer equipo que participó en la etapa nacional de este evento. 

Todo inició con la idea de que, hoy en día, no son la mayoría de los hombres quienes impiden la inclusión del sector femenino en labores relacionadas con la robótica, la programación y la ciencia en general, sino que muchas veces son las propias mujeres quienes establecen limitantes. El objetivo de Technovation capítulo León, es orientarles para terminar con esta barrera mental. 

“Hoy en día, los puestos importantes en tecnología los ocupan más hombres y no es un tema de que ellos no te dejen estar; creo que ese factor es mínimo. Lo más importantes es saber ser como persona y el entenderse como mujer. No es que las capacidades sean diferentes, sino que las habilidades de cada uno, independientemente del género, son distintos”. Eréndira Cruz, embajadora de Technovation León

Con la firme intención de lograr cambiar el chip de las leonesas, que no ven en la ciencia y tecnología una oportunidad de desarrollo profesional, las embajadoras de Technovation Challenge en León, iniciaron con la preparación de un segundo grupo de casi 40 niñas divididas en 12 grupos correspondientes a las categorías: Junior para niñas de 10 a 14 años y Senior para participantes de 15 a 18 años. 

Pero ellas no podrían solas con esta misión que les ha resultado divertida y gratificante, mas no del todo sencilla. En su andar por la búsqueda de alianzas, patrocinios y voluntariados, han logrado el apoyo de universidades, incubadoras y espacios de impulso a la tecnología, tales como el que facilita las aulas para la preparación de las participantes: Punto México Conectado. Colaboran 10 mentores y 15 tallerista. Absolutamente nadie recibe dinero a cambio. 

“Hay una vibra bien chida en cuestión de cómo nos la llevamos, como colaboramos, como nos difundimos unas con otras porque siempre está el mito de que entre mujeres siempre se están tirando una a otra y nosotros queremos desmitificar esa parte y eliminarlo porque si vamos a continuar con esto, la inclusión o la equidad que estamos buscando nunca se va a dar”. Nancy Salazar, embajadora Technovation León

Van por el estado

El reto no termina con la preparación de las leonesas. Dentro de los objetivos de mediano plazo, tienen planteado penetrar en el interés de otras mujeres de los 46 municipios del estado, que acepten asumir la responsabilidad de coordinar las actividades correspondientes en sus localidades. Para ello, la difusión será fundamental en sus labores. 

“A mí lo que más me satisface es que las niñas se preparan para su futuro. A mí me preocupa ver chavitas de 10 años ya embarazadas y sin un futuro claro. A mí me interesa mucho que se preparen para su futuro y sobre todo en áreas de tecnología. Por eso queremos llegar a todos los rincones, incluso a los más vulnerables”, comentó Nancy. 

El equipo 2018 

El primero equipo leonés que participó en el certamen tecnológico, fue la prueba de que sí se puede reprogramar la mente de quienes piensan que no han nacido para esto. Antes de sumarse, Denisse Parada Longoria, entonces con 17 años de edad, no sabía de su inclinación por estos temas, pasó el tiempo de preparación y terminó con más interés de lo que ella misma pensaba. 

Ella se dio a la tarea de la creación de Biciklo App, una aplicación orientada a facilitar la circulación segura de mujeres ciclistas, a través de un mapa de riesgos que deberá ser alimentado por las propias usuarias, marcando con rojo aquellos lugares en que han sido víctimas de acoso, delincuencia y otros factores de riesgo.

Más del autor

Post a Comment