TOP

Reseña: Climax, Gaspar Noé, 2018

Violencia, eso es el cine de Gaspar Noé, violencia en todas sus expresiones y formatos pero siempre: violencia. Climax, su más reciente producción explota la música para contar una historia en ebullición sobre baile, fiesta y drogas en lo superficial.

Estéticamente Climax no tiene falla, la habilidad del argentino radica en la belleza de las imágenes, el coordinado montaje y los colores que expresan con neón lo artificial de las relaciones humanas.

La historia nos cuenta a un grupo de baile encerrados en un edificio abandonado con el único objetivo de practicar su coreografía, el gatillo que dispara la trama es que algún listillo le pone LSD al ponche que todos beben y es ahí donde comienza una secuencia espectacular de descontrol, bajos instintos, estrés, depresión, confusión y oscuridad.

Aunque dentro de la narración se van mezclando varias historias que conviven en los planos secuencias que a Noé le encantan, todas las pequeñas historias se entrelazan por medio de la violencia, no siempre física, pero sí visceral, emotiva. Pasional.

Los personajes, aunque trazados a rayones cumplen perfectamente con su rol y es que difícil debe ser aguantar tanto éxtasis en pantalla mientras tu director con una toma estática incrementa la presión del espectador. El cine de Gaspar se tropieza en sus mismo extremos pero en esta ocasión su reparto, la música, en espacial la música lograron salvarlo del precipicio.

Así es Climax, una película que en cualquier momento parece llegar al absurdo y derrumbarse, pero no lo hace, al contrario, esa sensación tan cercana al vértigo la convierte en una emoción que no se detiene. Acompañado de un ritmo que te guía y te ciega al mismo tiempo, una experiencia que no se olvida fácil.

Aunque es fiel a su estilo violento, punzante, gráfico y expresivo. En Climax, Noé intenta tener más coherencia en lo específico y lo logra, quedan pequeños mensajes que al final unen todo, claro hablar de coherencia en el cine de este genio sudamericano es terreno pantanoso.

Post a Comment