TOP

PAOLA LONGORIA

El

deporte mexicano tiene muchos rostros y este en particular ha conocido la cima. A los 28 años es Tricampeona de la Liga Mundial de Racquetball, estudió Ingeniería Mecánica Administrativa, tiene maestría en Ciencias Políticas, su cargo militar es Sargento Primero, y además entrena cinco horas diarias, ella es Paola Longoria.

Recientemente tuve la oportunidad de asistir a la plática “Como ser un atleta de clase mundial” impartida por Paola Longoria en Foro GO2 y tras escuchar su historía me di cuenta de que muchos mexicanos deberían conocerla pues es la historia de una deportista que ha demostrado que en este país sí podemos llegar muy lejos. Más allá del deporte, es un ejemplo para todos los que buscamos alcanzar alguna meta. 

Algo sumamente importante cuando estamos comenzando con un proyecto o buscamos una evolución profesional (o personal) es saber hacia donde queremos llegar. En este caso, su objetivo siempre ha sido claro: jugar con todo. “La realidad es que cada jugadora es diferente pero el objetivo siempre es claro, eso sí, ganarles y jugar con todo.”– (dijo en una entrevista para La Corneta).

Pero conseguir el éxito no es tarea sencilla, se requiere de mucha disciplina, constancia, y mucha dedicación, me atrevería a decir que en infinidad de ocasiones incluye también un poco de sudor y lágrimas. El triunfo no se da de un día para otro, la primera vez que Paola tomó una raqueta (de tenis) fue a los 6 años, a los siete ya jugaba racquetball. “A los 9 años califiqué a mi primer campeonato mundial juvenil y así empezó mi camino por el Racquetball”. Actualmente lleva nueve años como la número uno del mundo, doce años jugando a nivel profesional y en total, diecinueve años de carrera deportiva. 

“Todo ha sido un proceso, creanme que llegar a ser la mejor del mundo no ha sido de un día a otro”. 

La primera vez que ganó el US Open tenía tan sólo 18 años y decidió irse a vivir a Estados Unidos buscando crecimiento profesional.  “Cuando viví el año en E.U.A., antes de llegar a ser la mejor del mundo y que gané por primera vez el US Open, que fue el torneo que me abrió las puertas y el panorama de que podía llegar a ser la mejor del mundo, pues ya después no volví a ganar entonces para mí fue como mi año de frustración, no le llamo de fracaso sino de aprendizaje”.

Esa experiencia la hizo levantarse y después fue que llegó a convertirse en la mejor del mundo. Estuvo tres años y ocho meses invicta, en total fueron 152 partidos ganados de manera consecutiva y entonces, después de haber conseguido el éxito, la derrota llegó nuevamente.  

“Ahorita que me pasó, después de ganar y ganar, y que te acostumbras al éxito, no estás preparado para una derrota y sabía que me tenía que levantar sí o sí. Tenía que sacar una mejor versión de mí misma y bueno pues cambié también mi entrenamiento, mi manera de jugar porque todas las jugadoras ya me tenían estudiada”. 

Esto implicó muchos cambios y una gran evolución para ella pero lo más importante es que ha seguido entregándolo todo y una de sus claves del éxito es la disciplina, porque sin importar que sea la mejor del mundo ella entrena cinco horas diarias, en ocaciones hasta 6 o 7 y en cada enfrentamiento da lo mejor.

Todos en algún momento podemos encontrarnos en un punto de quiebre y algo que es vital es tener la capacidad de analizar nuestra trayectoria, tomar los pros y los contras y cuando llegamos a este punto, y tenemos esta enorme capacidad de reconocer lo que estuvo mal, tenemos el poder de cambiar, evolucionar y seguir dando lo mejor. 

Finalmente, si hay algo que deseas lograr, lo único que puedo recomendarte es que dejes a un lado los miedos y des lo mejor de ti para salir adelante y como dice Paola: 

“Cuando no nos atrevemos a lograr nuestros objetivos, al contrario, hay que salir a trabajarlos día con día. Soy de la idea de que todos nacimos con un talento y hay que salir trabajarlo y a explotarlo. Y que las cosas no se dan por si solas, si el éxito fuera por casualidad todo el mundo lo tuviera y al contrario el éxito se construye se siembra y yo creo que todos tenemos ese potencial de salir adelante”. 

Post a Comment