TOP

Mexicana

C reo en Dios y al mismo tiempo no creo en nada. Me da pena comprar condones, pero uso el parche. Soy a la que le da miedo caminar sola en la noche pero igual soy valiente por hacerlo todos los días. Soy la que no sabe hacer tortillas pero sabe cómo gritar un gol igual o mejor que otros. Soy la que no le gusta el chisme pero lee la columna de espectáculos. Soy la que no se siente dueña de su cuerpo y al mismo tiempo sabe que su cuerpo es lo más valioso que tiene. Soy la que lava ajeno y tiene diabetes así como cuatro hijos a quienes a como de lugar va a mandar a la escuela. Soy la mujer exitosa que se ganó ese puesto después de tantos años en la misma empresa y ahora gana más de lo que alguna vez imaginó. 

Soy la que no puede tener hijos, la que decide no tenerlos, la que apechuga cada vez que le dicen “quedada” y la que tiene una familia feliz, unos hijos sanos y la ilusión por verlos crecer por delante. También soy madre, y aunque es mi mejor rol, no negaré que siento paz cuando ellos ya duermen que cuando no paran. Soy la que duda de su sexualidad y la que hoy se compromete con un anillo. Soy la que está enamorada, soy la que no tiene novio/a y soy la que tiene una pareja que la ama fuerte y claro como todos merecemos ser amados. 

También soy la que vende chicles en una esquina, la que se acerca a pedir dinero para pagar el bronco respirador de su hijo. Soy la que miente por convivir y a veces por necesidad, la que a veces no sabe qué decisión tomar y la que muchas veces cree que estar con un hombre la va a sacar de apuros. Soy la que siente que sus hijos la abandonan, la que decepciona a sus padres y la que nunca tiene madre. Soy la que cree que los hombres son innecesarios. Soy la que moría de ganas de viajar. Soy la que está viajando y soy la que aun cumpliendo mis metas no me siento satisfecha. Soy la que tiene hambre, la que atacaron en un bar y la que se estaba tomando ese trago coqueto sola en la barra para sentir a que sabe la independencia. Soy la chica que no llegó a su destino a pesar de que compartió su ruta. Soy tu vecina a la que su marido golpea y soy el ejemplo a seguir de tu hija porque luzco perfecta. Soy muy trabajadora. Soy a la que le dijeron que no iba a poder. Soy la pobreza. Soy las ganas. Soy la que no tiene miedo de estar sola. Soy la que pidió el divorcio y la que decidió ser madre soltera.

Soy la que aunque no sabe qué decisión es la mejor, toma el toro por los cuernos. Soy la que pide ayuda, la que busca consejo, la que lo da. La que ve las noticias y se le apachurra el corazón por su país. Soy emprendedora sin presupuesto. Soy abuela, soy cariño, soy maldad y soy exigencia porque a veces es lo único que se dar. Soy la protagonista de la telenovela de las nueve. Soy la que se enamora de otra mujer. Soy la que abusó de una buena voluntad. Soy la que te volteó la cara. Soy la maestra que da clases a tus sobrinos. Soy la que nunca sufrió en su vida. Soy la enfermera en ese hospital que no te puede atender porque no tiene medicamentos y soy la doctora que posiblemente te salve la vida. Soy la chica que murió y decidió donar sus órganos. Soy mucha incertidumbre y también mucha lucha. Soy un sabor inigualable. 

Soy tan única que cuando googleas “mexicana” no te sale ni una descripción concreta de lo que soy. 

No solo porque hoy conmemoramos un día para nosotras le demos sentido a ser mujer. Que todos los días seamos quien queremos ser.  

Más de la autora

Comments (1)

  • Fernando J. Padilla

    Profundo escrito, gracias por compartir.

    reply

Post a Comment