TOP

La mejor relación que podrás tener jamás

Los seres humanos tenemos la capacidad para establecer relaciones. Seguramente lo primero que pensamos al escuchar lo anterior es en relaciones afectivas con otras personas, y no nos detenemos a pensar que también podemos formar relaciones laborales, comerciales, con animales, con cosas (aunque suene anormal) e incluso con el deporte. ¡Sí! ¡Con el deporte!

Primero, entiéndase por relación como conexión que hay entre dos o más cosas. Aclarado esto, profundicemos un poco en la finalidad que tiene el forjar una relación, y desde mi punto de vista, la finalidad es aportar, no quitar. Pero claro, en un mundo de dualidad no existe una sin la otra. 

Llamemos entonces una relación sana a toda aquella que aporta y relación tóxica a todo aquello que quita. En  esta vida con tantas altas y bajas, lo ideal es tratar de permanecer en lo saludable y alejarnos de todo aquello que nos perturbe, buscar esas conexiones que sumen, que te hagan crecer, que motiven y den felicidad. Pero normalmente buscamos estas virtudes en otra persona, estamos tan encasillados en la idea de  que otro alguien es quien nos brindará tanta dicha que nos olvidamos de que podemos encontrarlo en otros lados. 

Yo he formado una relación maravillosa con el deporte, en específico con el patinaje artístico. Lo amo y me ama, y a lo largo de mi trayectoria he obtenido tantos beneficios de esta disciplina que estoy sumamente agradecida de haberla encontrado. Robin Williams dijo en la película de La Sociedad de los Poetas Muertos:

“Para mí, el deporte es una oportunidad para que los seres humanos alcancemos la excelencia”

Por eso, hoy les quiero compartir 10 razones basadas en mi experiencia por las que esto totalmente de acuerdo con esta frase y por qué creo que el deporte será la relación más sana que podrás tener jamás.

1. La confianza en ti crece. 

Hace que te formes pequeñas metas, pero sobre todo, que las vayas logrando! Mi primera meta dentro del patinaje fue comprarme mis primeros patines profesionales. Tenía 16 años y eran algo caros, pero mi deseo era tanto que fui buscando la manera de ir ahorrando poco a poco. Cuando por fin pude comprarlos no sólo entendí que el dichoso “si se quiere se puede” era verdad, sino que desde ahí me siento con confianza para lograr mis metas, porque me creo capaz. Si pude una vez, puedo de nuevo.

2. Brinda nuevas oportunidades.

El patinaje me motivó a buscar mi primer trabajo. Claro, se trataba de un trabajo en la pista. Cualquier cosa para permanecer más tiempo en el hielo.

3. Si te caes te levantas.

En patinaje sobre hielo tienes mucho contacto con en el suelo, mucho. Cada elemento nuevo es igual a por lo menos una caída. ¿Recuerdas cómo era aprender a andar en bicicleta? ¡Ah! ¡Pues es así! En patinaje siempre estás aprendiendo algo nuevo, por lo tanto siempre hay caídas. Lo único que te queda es levantarte y volverlo a intentar. Lo que me lleva al siguiente punto.

4. Te hace perseverante.

Sí, no hay de otra, quieres hacerte bueno o quieres sacar ese nuevo elemento, tienes que intentar una y otra vez y no lo puedes apresurar. 

5. Afronta tus miedos.

Ya sea miedo a pararte frente  a varios espectadores, o a intentar algo por primera vez  (No vaya a ser que me caiga y me duela), no tienes de otra. ¿Quieres competir? Tendrás que pararte frente a una audiencia, ¿quieres sacar un elemento? Te vas a caer, pero al final verás que ni duele tanto. Cada intento será una batalla ganada contra el miedo.

6. Fomenta la creatividad.

Las rutinas de patinaje llevan música y llevan baile. Unir esto junto con los elementos del patinaje crea un mundo infinito de posibilidades, y entre tantas opciones sacar la más impactante requiere de “romperse el coco”. Pasa lo mismo con muchos otros deportes que se requiere creatividad para saber cuál será la mejor estrategia para enfrentar al oponente.

7. Te ayuda a madurar.

No pondré el típico ejemplo de “aprendes a perder”. Sino tomaré otro ejemplo de mi experiencia para abarcar un poco más. En la preparatoria quería participar en un nacional de patinaje artístico. La competencia sería justo el día del examen de biología. Si iba a la competencia tendría una consecuencia grave, sacar 3 en el parcial. Pero lo podría indemnizar, tendría que sacar al menos 9 en los siguientes parciales para no ir a extraordinario. Tomé la decisión de arriesgarme, finalmente ya sabía que si me lo proponía lo lograría (punto 1). 

8. Fomenta otras relaciones.

El deporte me presentó a algunas de las personas más importantes en mi vida. Aquí hice mis mejores amigos, personas que estaban conectadas en la misma sintonía que yo.

9. Crece tu espiritualidad.

No hablo de religión. Hablo sobre el estar presentes en el aquí y en el ahora. Algo en lo que la espiritualidad en general hace mucho hincapié. Esto ayuda mucho también cuando estás triste, frustrado o enojado. El hacer una actividad donde estás completamente concentrado, y tu mente y cuerpo están sincronizados, hace que te quedes justo en ese momento. Todo lo demás se esfuma.

10. Brinda alegría.

De las mejores risas que me han salido han sido practicando mi deporte. Estar rodeado de mis amigos, gente que me quiere y quiero, estar jugando con ellos.,  Cuando por fin te sale ese elemento que tanto venías practicando, es una satisfacción tan grande que es imposible no sacar una sonrisa.

Por último, agregaré una enseñanza más que me dejó el deporte…

11. ¡Esta relación no es más que contigo mismo! 

Estás haciendo algo que tú amas, que tú eliges porque te hace bien. Tú mismo te motivaste a hacer todo esto. Está en ti exigirte, amarte, cuidarte, valorarte. No podemos esperar que vengan de afuera a ofrecernos todo esto, dentro de nosotros tenemos la capacidad de darnos a nosotros mismos. El deporte te brinda una oportunidad para acercarte a ti mismo, de descubrir tus debilidades y fortalezas, y de poder abrirte a la mejor relación que podrás tener jamás, una relación contigo mismo.

Comments (2)

  • Alfonso

    Excelente artículo, por su frescura, su sencillez y, sobre todo, porque está apegado a la realidad y, por lo tanto, a la verdad. Además, las anécdotas personales de la escritora, le dan amenidad a su escrito.
    Felicidades!!

    reply
  • Jirge

    Muy interesante y fundamentado artículo
    Felicidades

    reply

Post a Comment