TOP

JUGANDO CON PIXELES

H

ablando de pixeles les tengo una historia en común que identifica a muchos contemporáneos. El año era 1986, el lugar, Plaza Patria en Guadalajara, Jalisco y el elemento en común eran las Arcadias.

La primera vez que jugué una Arcadia fue un encuentro cercano del tercer tipo, los colores eran muy brillantes y los pixeles no dejaban de moverse, no puedo decir que era una experiencia agradable en su totalidad, el encuentro podría ser calificado como algo bizarro, sin embargo digno de una extensa exploración y así fue como todo comenzó.

Prueba y error

Pac Man, Pole Position y Joust fue todo lo que pude aguantar esa tarde, fui derrotado terriblemente por las tres Arcadias, Pole Position era de autos, así que no fue difícil entender lo que sucedía, pero Pac Man era extremadamente complicado ¿Por qué soy amarillo? ¿Por qué hay fantasmas?, y Joust era algo épico que me recordaba la película Flash Gordon.

Como les mencioné, fui derrotado por todas, tenía más preguntas que respuestas pues sólo tenia 5 años de edad y lo más probable es que evité molestar más a mi papá con tales inquietudes, de lo que si estoy seguro es que después de esa tarde nunca volví a ser el mismo, porque esto no era como la televisión o el cine, los videojuegos podían ser manipulados por mi, tal vez nunca lo vi así pero fue la primera vez en mi vida que realmente me di cuenta que podía ejercer algún tipo de poder y en efecto, quedé hambriento.

Atari 2600

Todos recordamos nuestra primera consola, el olor a plástico caliente, el rechinido de la palanca en el control, el eco que causaba el sonido de la palanca al encenderse y sus dos canales de sonido monoaural. En pocas palabras, el poder que encontrabas cuando visitabas las Arcadias estaba dentro de tu casa a tu entera disposición pero aquí un nuevo elemento entraba al juego, el simple hecho de que yo era mexicano.

Rompiendo la barrera del lenguaje

En México, en la década de los ochentas, los videojuegos eran importados de los Estados Unidos y era complicado encontrarlos, en muchos casos eran usados, sin cajas y tampoco instructivos, lo cual hacía difícil comprender el comportamiento del control en dichos videojuegos, todo era prueba y error.

Fue mas tarde en mi vida (1990) con la llegada del primer Nintendo, cuando los videojuegos mostraron diálogos he historia al lado de los pixeles, no había marcha atrás, uno tenia que saber qué era lo que decían, jugar con el diccionario en la mano no era suficiente, tuvimos que aprender a leer y a entender qué era lo que estaba pasando.

Superada la barrera del lenguaje, años después, nos damos cuenta que fuimos protagonistas de un movimiento cultural porque en efecto, yo así aprendí a escribir y entender inglés a principios de los noventas, sin embargo, del grupo de mis amigos y compañeros, únicamente un 20% éramos bilingües, el otro porcentaje dependía de nosotros para conocer acerca de las historias de los videojuegos, algunos nos convertimos en cuenta cuentos, las historias no sólo eran manipuladas por nosotros al movimiento de los pixeles, también pasaban verbalizadas y recibidas de un oído a otro fuera de la comodidad del hogar, las historias llegaban a las aulas y lugares de recreo, un universo “videojueguil” expandido al encontrarse con una cultura ajena a su creación, curioso dato, esto no sólo pasaba en México, pasaba en el mundo entero.

El futuro es ahora

El tiempo no era nuestro mejor amigo porque entre amigos, amores y destinos, los años pasaron y no sólo las aventuras en los videojuegos evolucionaron, los lugares de Arcadias se convirtieron en aulas deportivas y así también la cultura mexicana del videojuego sufrió un gran cambio, contarle a tus amigos de la historia de un videojuego se convirtió en cosa del pasado, los ochenteros de este mundo habíamos tenido la fortuna de crecer a lado de la historia de los videojuegos y su desarrollo comercial y así como ganábamos intereses complejos en nuestros gustos al alcanzar la edad adulta, los tópicos de conversación ya no eran únicamente las historias sino la tecnología, las habilidades, los autores, las sagas, las narrativas, los gráficos, la música, los lanzamientos, la nostalgia, las generaciones, las consolas y mi favorito…  el Arte hecho videojuego.

Hablar hoy de Pac Man, Pole Position y Joust es como hablar de mis aventuras en la primaria en el Instituto Guanajuato, la primera vez que me sofoqué jugando a las escondidas o mi primer beso que fue robado en un camión urbano que viajaba del Cerro de los Leones a Marfil en Guanajuato. En efecto, esta historia como en un inicio lo mencioné, aparte de ser tan mía, es común entre mis contemporáneos e inclusive, es común en todo el mundo; narra una parte de quien he sido y de quien soy el día de hoy, en una época y en un espacio, un cachito de mi México querido.

Finalmente, he sido testigo de la incursión de mexicanos en el desarrollo de videojuegos para deleite mundial, como mis paisanos guanajuatenses de Gamecoder que publicaron Atracttio en la prestigiosa consola de Sony, como cualquier grande, bajo el ala de Namco Bandai, ellos viven el sueño, un sueño que incontables mexicanos tuvimos durante mucho tiempo.

Así es en efecto, esta historia es nuestra y por Tlaloc les juro que por mi parte y muy probable por la tuya, también es mexicana.

Comments (4)

  • Fernando martinez

    Mi primera consola fue un atari 2600 Y me emocione con juegos que nunca en mi vida eh vuelto a ver, es gracioso como vivir lo que nunca podrás es como si tu fueses un actor y los videojuegos una pelicula otra experiencia si el cine es considerado el 9no arte sin duda los videojuegos tienen su lugar como arte. Pues te asen sentir emociones que con otras no podrías.

    reply
  • Daniel Paz

    Que onda Rancho, me gustó mucho tu artículo y la manera en la que lo cuentas, y a pesar de que yo no era gamer en mi infancia, ya que nunca pude disfrutar del nintendo ni del atari y muy de vez en cuando de las arcades, quiero decirte que fue gracias a trio de punch que pude descubrir este gran mundo que es el de los videojuegos, aun recuerdo con cariño haber visto por primera vez una reseña de ustedes (y de pura casualidad hay que decirlo jaja) y saber que el mundo de los videojuegos no era lo que imaginaba; mi conocimiento de videojuegos se limitaba a los juegos de peliculas. Fue gracias a ustedes que descubrí grandes juegos y sagas como uncharted, metal gear, shadow of the colossus, ico, y un gran etcétera hasta tener una colección de la cual me siento orgulloso. Comencé a seguirle la pista a ciertos estudios desarrolladores y hasta la fecha trato de mantenerme informado sobre nuevas entregas. Descubrí el E3, tokyo game show, etc.

    Era todo un gozo cada que veía publicado un nuevo video de ustedes, su opinión y su canal influyeron demasiado en el gamer que ahora soy y me da mucho gusto que sigas sacando contenido tanto en tu canal como ahora de forma escrita en este nuevo medio.

    Un saludo Rancho y sepas que aquí tienes a un lector.

    reply
  • Sacra

    Yo jugue muchooooo el juego de snowbros era algo asombroso para mi poder entrar avanzar etc las retas en marvel era un dios de ese juego jiji. Siempre buenas memorias de los juegos a 5 pesos la ficha pero valia la pena. Que en ese tiempo eran 50 centavos si no mal recuerdo que costaba cada partida o credito para poder jugar de eso ya tiene mas de 20 años

    reply
  • zhyanz otaku jugador

    Me agrada laz referenciaz a peliculaz pero no todoz comenzamoz con pixelez por motivoz de generacion para conocez loz cultura de videojuegoz al menoz lo emule para probraloz y termine jugando todoz loz de nintendo a la par de conzolaz que en zu momento eran actualez como nintendo cubo

    reply

Post a Comment