TOP

De: Ivanna Para: Jesús

D efinitivamente solíamos pensar que era un sueño imposible, renunciamos tantas veces antes de intentarlo, antes de pronunciarnos. Buscábamos encontrarnos adentrándonos más en los escondites de libertad.

Qué raro es recordar, recordarte, recordarnos de esa manera… Ya casi te olvido, me he alejado tantode ti y de tu historia que ya no reconozco tu voz, ya no veo tu reflejo, ya desdibuje tu nombre.

Pero estoy mejor ahora, y aunque lo nuestro fue nuestro por un largo tiempo, ahora solo es mío, solo soy yo.

Cuando renuncié a ti parece que renuncié a un sinfín de privilegios, porque a ti nunca te cuestionaban, no te limitaban, parecías formar parte del exterior y moverte con libertad. Pero una mujer en libertad parece ser incomoda y retadora para quienes nos quieren sumisas, atadas a un sinfín de reglas invisibles, dependientes siempre de la aprobación de duros jueces que únicamente coronan nuestra juventud y un rostro reluciente.

En mí camino sin ti la primera interrogante que se presentó fue ¿Qué es ser mujer? Pero mi respuesta a eso solo eran más preguntas ¿ser una voz muda?, ¿salir con miedo?, ¿ser siempre la sombra y nunca la protagonista?, ¿tener vagina?

Y en la búsqueda de la respuesta el engaño suele aparecer y nos bombardean para hacernos creeren sus falsas reglas “somos competencia”, “somos menos fuertes”, “somos traicioneras entre nosotras” y así colocarnos las vísceras, cegarnos y entonces entendernos como enemigas.

Se nos permite ser femeninas, ser atractivas, ser jóvenes, ser expresivas. Pero se nos castiga por no ser así, castigan con burlas, con ofensas, nos castigan señalándonos, engañándonos y matándonos.

Y a mí sin ti me han matado tantas veces.

Me han matado con miradas, con ofensas, con humillaciones, con cuestionamientos, condesilusiones…

Pero ahora sé responder lo que es ser mujer.

Es renacer, resurgir, es ser luz, ser fuerza, es el abrazo de una madre, el hombro de una amiga, las manos de una hija, el consejo de una hermana, una voz enamorada, es ser sabiduría, ser pilar, ser motor, ser medicina. Es valentía en un mundo que nos mata, es astucia en las adversidades, es paz en el desastre, es lealtad, es belleza, es grandeza… Ser mujer es vida.

Y al estar sin ti parece que renuncié a un sinfín de privilegios, pero gané algo mucho más grandeque eso… Me gané a mí, mi nombre, mi verdad, mi reflejo.

Y la llave a mi libertad sin duda fue mi feminidad, llámalo capricho si quieres pero ahora pinto mi boca sin esconderme, delineo mis ojos con libertad, remarco mi lunar como la única cicatriz que quedó de ti, rizo mis pestañas y cepillo mi cabello por vanidad.

Soy tan femenina como siempre soñé, como siempre lo fui. Uso faldas que pronuncian lo redondo de mis caderas, vestidos que se ajustan a mi cintura, tacones que relucen mi altura, dejo expuestas mis largas piernas y camino con seguridad. Soy tan bella ahora y no por estos elementos, sino por la sonrisa que me acompaña.

Porque cada mujer, cada piel, cada rasgo, cada cuerpo, cada olor, cada esencia florecen a través de la sonrisa que desborda el alma de una mujer enamorada de si misma.

Esto es ser mujer, esta mujer soy yo.

Ya casi te olvido, me he alejado tanto de ti y de tu historia que ya no reconozco tu voz, ya no veo tureflejo, ya desdibuje tu nombre…

“Cuando te ven una mujer fuerte piensan que no tienes necesidad de nada ni de nadie, que puedes soportarlo todo, que pase lo que pase, lo superarás, que no te importa ser escuchada, cuidada o mimada…

Cuando te ven una mujer fuerte te buscan sólo para que les ayudes a llevar sus cruces. Te hablan pensando que tú no necesitas ser escuchada.

A una mujer fuerte no se le pregunta si está cansada, si está sufriendo o cayendo, si tiene ansiedad o miedo… lo importante es que ella siempre esté allí: un faro en la niebla o una roca en medio del mar…

A la mujer fuerte no se le perdona nada… Si pierde el control se convierte en débil, si pierde los estribos se transforma en histérica…

Cuando la mujer fuerte falta un minuto se dan cuenta enseguida, pero dan por hecho su presencia.

Pero la fuerza que se necesita cada día, para ser ese tipo de mujer, no le importa a nadie…” Anónimo.

Post a Comment