TOP

El contraste entre matices es parte de nuestra genética mexicana. Vamos de un extremo a otro con facilidad, unimos tendencias para crear patrones que sólo se conciben al decir “es mexicano”, en la música no hay excepción.