TOP

CONOCE LA HISTORIA DE LOS ANGELITOS DE RUTILO PATIÑO

Este mes tuve la oportunidad de colaborar en la creación y conceptualización de la portada del mes de noviembre de la cartelera del Forum Cultural Guanajuato, la imagen se inspira en la serie “Angelitos” de Rutilo Patiño —actualmente expuesta en el Museo de Arte e Historia de Guanajuato— que posee un mensaje muy ad hoc a la temporada. 

Rutilio Patiño fue un reconocido fotógrafo mexicano nacido en 1890 en Jaral del Progreso, Gto., su trabajo se caracteriza por plasmar la vida cotidiana de su pueblo natal a través de diversos géneros fotográficos como retrato de estudio, paisaje, fotoperiodismo, fotografía de autor y, como en este caso, fotografía post-mortem. 

En México, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, las fotografías en las comunidades eran utilizadas para atesorar instantes felices: bodas, cumpleaños, primeras comuniones o simplemente para retratar a un ser querido; sin embargo también tenían la función de conservar la memoria de momentos dolorosos como la muerte de un familiar, al captar con la lente el cuerpo del finado acompañado por sus parientes. Además de los adultos, también se retrataba a los infantes muertos o “angelitos”, nombre que recibían debido a la creencia cristiana de que los niños al tener un alma pura ascendían directo al cielo, convirtiéndose en ángeles. 

Los “angelitos” eran fotografiados en brazos de sus dolientes padres o en solitario, recostados en camas, rodeados de flores y vestidos como santos o advocaciones de Cristo y la Virgen. Sus rostros expresan paz, como si durmieran un sueño profundo, dando una ilusión de vida. Estas fotografías poseen una fuerte carga emotiva que comunican al espectador el dolor de la pérdida y son ecos de prácticas lejanas hoy perdidas, pero que nos permiten conocer las actitudes ante la muerte en los siglos precedentes.

Para la composición de la fotografía retomamos varios elementos de la serie fotográfica de Rutilo Patiño, nuestro personaje principal es la bailarina quien representa a una madre que ha perdido un hijo, entre sus brazos tiene un ramillete de flores —otro elemento constante en las fotografías— y también decidimos jugar con color y el blanco y negro tratando de representar la transición entre la vida y la muerte.

Les comparto algunas fotografías realizadas durante la sesión:

Bailarina: Tania Ascencio

Concepto: Victor Marín, Paulina Vaqueiro

Fotografía: Paulina Vaqueiro

 

Las fotografías de Rutilo Patiño estarán expuestas hasta el 19 de noviembre en la sala de cultura regional. ¡Visita la galería!